La vida iba de esto

mayo 17, 2018

Los bancos de las estaciones son incómodos, metálicos y fríos, nadie quiere pasar mucho tiempo allí. Son la señal perfecta para saber que debes ponerte en pie, acercarte, detener el tren y montarte. 





En ello estamos estos días, muy cerca de la vía, tanto que da vértigo, y escuchando el tren llegar.

Esta vez no me he preguntado si parara, si llegaré a tiempo o si es mejor esperar el siguiente. Ahora estoy dispuesta a frenarlo y sino quiere parar, me tiro a la vía y lo paro yo. Pero este tren está llegando y yo voy a ir dentro. 

You Might Also Like

0 comentarios